Archivo de la etiqueta: Memoriadero

Matadero Madrid: ¿Un lugar de memoria?

Para la jornada Matadero: industrialización, muerte y vida cotidiana del 24 de enero de 2015 buscamos las voces de diferentes colectivos de memoria del Matadero Municipal de Madrid. Los trabajadores del Matadero, los vecinos del barrio de Arganzuela, los animales… Nuestro problema: a los trabajadores no les gusta hablar de su labor en el Matadero, los vecinos vivían a espaldas del recinto y el relato de una memoria no humana o posthumana no fácilmentese deja captar en palabras.

jornadas memoriaderoDiseño del cartel: Jimena Díaz Ocón

Si nadie habla, ¿dónde está la memoria? En las jornadas invitamos a dos artistas a presentar una reflexión sobre la muerte, la memoria del Matadero y sus huellas en el presente. Invitamos a activistas para hablar de la invisibilización de la muerte animal en el presente y con representantes del barrio para hablar del significado de este lugar para los vecinos en el pasado y en el presente. Asimismo hay voces del pasado que se encuentran en los fondos de archivo. La comisión de archivos de Memoriadero elaboró y presentó el catálogo con la descripción de los archivos del antiguo Matadero, invitando a futuros investigadores a explorar e investigar más allá de la memoria.

En esta breve reseña de las jornadas os invitamos a explorar las ideas discutidas a través de los enlaces que os llevarán a los diferentes materiales presentados.

Sigue leyendo

Jornadas de MEMORIADERO | sábado 24 de enero | Matadero de Madrid

memoriadero_ok_bEstamos exactamente a una semana de las jornadas del proyecto Memoriadero: Tenemos cartel – diseñado por Jimena Design -, tenemos el programa casi cerrado con nueve ponentes, una instalación y un performance y tenemos muchas ganas de veros todos la semana que viene en el “Taller” del Matadero de Madrid. ¡Bienvenidos!

Zonas grises del Matadero de Madrid

Para cerrar el proyecto Memoriadero, el 24 de enero de 2015 Memorias en Red organiza unas jornadas en el Matadero con ponencias, performances y debates.

En estas jornadas plantearemos qué significa un proyecto sobre la memoria del Matadero de Madrid a través de los ejes principales del proyecto Memoriadero: la memoria obrera del Matadero, la memoria del Matadero en el barrio y la memoria incómoda de la muerte animal. Así, hablaremos con activistas por los derechos animales, vecinos y filósofos. Los artistas invitados, Laura de Miguel y Eduardo del Olmo, reflexionarán sobre las líneas propuestas por Memoriadero en una instalación y un performance. Además os invitaremos a una visita guiada a la exposición “Memoriadero” que aún se puede visitar hasta el 1 de marzo de 2015.

foto-expoDetalle de la exposición “Memoriadero”. Foto: Chano Nous.

Hemos buscado un formato que nos sitúa entre el pensamiento, el activismo, el arte y la exploración del espacio físico con el propósito de crear una memoria crítica del Matadero de Madrid enfocado en las zonas grises y las fronteras.

El Matadero no termina en sus paredes, sino su memoria es parte del barrio y de sus trabajadores. El Matadero no termina con su desaparición, sino el lugar forma parte de una constelación activa que lo enlaza con otros lugares similares, mataderos de ayer, hoy y mañana. El Matadero de Madrid no es Historia, un relato único que ahora podemos rastrear y presentar, sino su memoria pervive en el presente y construye el futuro. Las fronteras del Matadero de Madrid son líneas múltiples y cambiantes, fruto de una constante construcción en proceso.

Durante las jornadas, os invitamos a explorar esas zonas fronterizas y la posición a veces incómoda del testigo-espectador mudo ante la Historia.

Anuncio Publicitario

Interrumpimos la emisión para comunicarles que, desde 1959, el Matadero de Madrid está
¡¡ “libre de roedores” !!

Blog_ABC_MADRID_1963_06_23_59-page-001

Un matadero es un lugar donde se produce la matanza de animales, que son a continuación convertidos en carne para el consumo de la población de la ciudad. Es un requisito básico de la sociedad, pues de él depende, en parte, que la población se alimente.

A través del argumento de la higiene, se puede convertir al Matadero en otro lugar de matanza de animales, pero, esta vez, en un lugar donde se promociona la muerte sistemática de animales indeseables, como podemos ver en el anuncio anterior. El Matadero, entonces, se convierte en un paradigma de promoción del bien común a través de la erradicación de un animal para la venta de un producto comercial de muerte.

Vemos aquí dos usos diferentes del lugar MATADERO: un uso común y práctico (1) y un uso esporádico y promocional (2). La ecuación sería entonces lo siguiente.

(1)  MATADERO = sustento –> muerte –> carne –> consumidor

(2)  MATADERO = higiene –> muerte –> producto mortal eficiente -> consumidor

*fin del anuncio publicitario*

El barrio como comunidad de memoria

Tomando como referencia las grabaciones realizadas por el colectivo Sound Readers en su proyecto “Matadero Memoria Aural” hemos podido analizar la relación entre los vecinos y trabajadores del barrio y Matadero. Las entrevistas realizadas nos han permitido conocer cómo perciben y viven el barrio sus propios habitantes y además tener un visión de lo que suponía la vida alrededor de un centro como Matadero. En la mayoría de las entrevistas Matadero se presenta principalmente como un lugar de concentración de trabajadores y de actividad económica dentro de un conjunto de lugares laborales y de restauración con estrecha relación con los mismos (restaurantes, cafeterías, bares,…).

601189_612276288807766_1869830162_nAnalizando las grabaciones algunos vecinos tienen una memoria de lo que era el barrio antes del proceso de urbanización. Se tiene una idea del barrio como un pueblo, una memoria de barrio que dibuja un imaginario espacial concreto, es decir, lo que es propio y lo que está más alejado, las fronteras en forma de edificios y calles donde acaba lo que se considera parte de lo cotidiano, los lugares vinculados a la emoción y el simbolismo (una calle, una plaza, en lugar de vida, la casa, el bar, el lugar de trabajo en los casos de empleados de bares y restaurantes, los lugares donde estaba tal o cual colectivo, donde paraban los camiones,…). Todo ello no sólo dibuja un lugar de hábitat sino un espacio relacionado con el trabajo, el propio y el ajeno, dado que se mantienen recuerdos de industrias, empresas, centros de trabajo (donde Matadero es uno más). Esto va creando una memoria de barrio obrero, por la propia condición del que lo vive como por la percepción diaria de la vida cotidiana. Se vincula el barrio a la industria y también al ocio en los lugares de restauración. Precisamente uno de los entrevistados es dueño de un bar mítico del barrio que ha sido un negocio familiar durante años.

Esa memoria obrera se vincula a los cambios urbanos del barrio. El espacio concebido desde la administración y los cambios laborales han provocado que “la vida de Legazpi haya desaparecido por completo” (afirmación de uno de los entrevistados por SoundReaders) con el fin de los lugares de trabajo (Mercado de frutas y Matadero). mercado-legazpi--644x362Mercado de verduras y frutas, Plaza de Legazpi. Foto: abc.es

1339601922_068559_1339602869_album_normalInterior del mercado de frutas en 2012. Foto: El País, “La reforma que no fue en Legazpi

Esto no sólo supone un cambio en el aspecto físico del barrio sino también en la vida cotidiana de sus habitantes que ven como la actividad y las prácticas espaciales se han desplazado a otros lugares, como puede ser el Paseo de la Chopera y no la Plaza de Legazpi. La Plaza de Legazpi aparece como un frontera dentro de un imaginario espacial concreto, se recuerda más la actividad del Mercado de frutas y menos la del Matadero, el cual estaba “mucho más allá”. El barrio queda delimitado para algunos vecinos, especialmente para aquellos que han desarrollado su vida en la Plaza de Legazpi, entre ésta misma y la Plaza de la Beata.

94El Matadero y al fondo el barrio de Legazpi, “mucho más allá”. Foto: memoriademadrid.es

Otros vecinos aparecen por la propia actividad de la zona, es decir, aparecen nuevos habitantes ligados a la familias de los trabajadores de Matadero (familias de los matarifes por ejemplo). Estos recuerdan el barrio antes de la urbanización como los vecinos autóctonos, recuerdan los lugares de chabolas, los espacios de ocio (muchos de ellos llegan como niños). Estos habitantes ligados por familia y profesión de sus padres al Matadero tienen una visión del espacio interior del mismo, de tal forma que pueden dar un nuevo imaginario espacial (las Naves, las Cámaras, la Torre del Reloj, las vías del tren,…). Por su propia doble condición interior y exterior se incorporan también a la idea de barrio obrero y asocian el declive del barrio al fin de la actividad industrial. Esta desaparición supone cambios morfológicos en el espacio concebido del barrio y cambios en la naturaleza sociológica del mismo con la aparición de viviendas de clase alta (calle Cobre, calle Hierro,…) Esto supone un cambio en la memoria colectiva del barrio vinculada a la identidad obrera. El abandono de los lugares de industrias supone un abandono de la zona y una depauperización.

Algunos vecinos recuerdan que el Semana Santa, el Viernes Santo, el Matadero se abría al público lo que suponía una incorporación espacial e imaginativa del mismo a la memoria del barrio provocando la creación de una comunidad o colectividad unida por el destino del lugar. El barrio daba sentido al Matadero y el Matadero al barrio, las industrias daban sentido a la zona. Desde la Comisión de Archivos se ha conseguido información y datos sobre la celebración de una comunión católica dentro del recinto de Matadero (ABC, 27/05/1960). Esto daría cuenta la vinculación existente entre la cotidianidad de los vecinos del barrio y el propio espacio, convertido en ese caso, en un lugar emblemático y especial donde incluso poder pasar una celebración tan importante para el pensamiento nacionalcatólico de la época dictatorial. Un acontecimiento del que seguro se reflexionará durante la realización de este proyecto.

Se tiene una memoria de la Guerra Civil compartida donde se recuerda a las familias que tuvieron que abandonar la zona durante la contienda y que posteriormente regresaron y poblaron de nuevo la zona de Legazpi y el paseo de la Chopera.

chabolas-jaime-el-conqueror-1957_02Núcleo de chabolas Jaime el Conquistador, Legazpi (1939-1957). Foto: urbancidades

Los trabajadores crearon una comunidad interior solidaria donde todos eran “una gran familia” y donde todos se conocían. Muchos trabajadores conocían el barrio por sus momentos de descanso y por el reparto de mercancías. La memoria de los trabajadores está asociada a elementos sensitivos claros como el peso de las piezas, el olor, el ruido,…

Todo esto va conformando una colectividad que identifica zonas propias y ajenas, zonas interiores y exteriores y va dando estructura a una idea de Lugar ligada a la experiencia personal. El barrio no es lo mismo para los trabajadores que para los vecinos, ni el Matadero es lo mismo para los vecinos que para los matarifes, pero todos juntos conforman una misma comunidad de memoria.

Texto por la Comisión Teoría

Madrid, Octubre 1926 – Crónica de una huelga

El Matadero de Madrid en 1926

Foto: El matadero de Madrid en 1926. Archivo digitalizado: memoriademadrid.es

OCTUBRE 1926:

SÁBADO 23 – se ordena a los matarifes que barran algunas de las naves del Matadero. Esta actividad no entraba dentro de sus funciones, lo que no sentó bien entre los trabajadores. De todas maneras, hacen lo que les es pedido.

DOMINGO 24 – día de descanso.

LUNES 25 – se ordena a los matarifes que realicen el transporte de reses desde las naves de matanza a las de oreo. Los trabajadores se niegan a realizar esta tarea, en la creencia de que no están obligados a hacerlo.

MARTES 26 – cuando llegan los matarifes y mondongueros de ganado vacuno a trabajar, les comunican que no serán admitidos si no están dispuestos a realizar las tareas que les sean encomendadas. Los trabajadores de vacuno se ponen en huelga, y a continuación se unen a ellos los de cerda y lanar. Ese día, entonces, no se realiza matanza para consumo público. En el día 26, se despide a cerca de 200 matarifes y mondongueros.

MIÉRCOLES 27 – Por la mañana: los matarifes redactan una instancia hacia la Junta de Reformas Sociales en la que explican:

« Que no se trata de un caso de huelga, sino de despido, el cual se llevó a cabo sin el plazo de ocho días que dispone la ley. Que los matarifes no se niegan a trabajar como disponga el reglamento, sino a realizar trabajos de limpieza, para los cuales existen empleados en el Matadero. »

Al mismo tiempo, en la mañana del miércoles se presentan 22 solicitudes de ingreso para reemplazar a los trabajadores despedidos.

Por la tarde: El Alcalde del Matadero, Sr. Conde de Vallellano, da cuenta del conflicto en la sesión municipal permanente, y asegura que la situación ya está resuelta.

JUEVES 28 – Salen 16 plazas de jefes y subjefes de naves a concurso. Se admite a 20 matarifes de las más de doscientas solicitudes que se han admitido en el plazo de dos días. Mientras tanto, los matarifes expulsados el martes firman en bloque una carta afirmando haber incurrido en error, y expresan su deseo de reintegrarse en el trabajo. El Consejo del Matadero decide no admitir a los trabajadores despedidos.

NOVIEMBRE 1926:

LUNES 8 – El periódico La voz publica la siguiente viñeta, que ilustra una de las consecuencias del despido de matarifes, que, por un lado, produce la escasez de carne en Madrid, y, por otro, al ingresar matarifes nuevos y poco experimentados en el Matadero municipal, la calidad del corte de la carne empeora.

La Voz 1926 (1)

Foto: La voz, 8 de noviembre de 1926. Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional de España.

 

 

 

 

 

 

 

 

MARZO 1930:

MIÉRCOLES 12 – Aparece una nota en el periódico El Sol firmada por la minoría liberal del Concejo en la que se ruega seblog5_foto4 solucione la situación de los matarifes que fueron despedidos en 1926 y que no han podido encontrar trabajo en este tiempo.

Foto: El Sol, 12 de marzo de 1930. Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional de España.

¿Qué fue del Matadero que desearon los vecinos de Legazpi?

La Comisión de Archivos ha localizado unos documentos con las propuestas que durante la Transición se hicieron para el uso del espacio de Matadero por parte tanto de instituciones como de asociaciones vecinales. Esto ha puesto sobre la mesa una serie de cuestiones que nos inquietan. Aún no hemos podido saber con precisión cuáles fueron las propuestas de los grupos vecinales para el espacio durante la Transición, pero será interesante ver si tienen algo que ver con lo que es Matadero hoy. Esto nos ha llevado a una cuestión que ya rondaba nuestras cabezas pero que se formaliza cuando surgen estos documentos que (re)vuelven de un momento en el que el matadero era aún un espacio de posibilidad y deseo para sus vecinas. ¿Tendrá algo que ver el proyecto de Matadero con las expectativas que el barrio tuvo sobre este espacio? ¿habrá funcionado de manera opuesta o como agente gentrificador? ¿en qué lugar nos posiciona esta circunstacia a nosotras? Y es que ante este retorno parece inevitable que surjan ciertas preguntas, siempre siendo conscientes que desde el propio Matadero, y más concretamente desde Intermediae, ya se ha reflexionado mucho sobre estas cuestiones aunque, ¿hasta qué punto, y a pesar de todo, las prácticas e iniciativas implementadas no tienen dobles efectos indeseados?

La_ciudad_es_nuestra-176335782-large

El estudio que surge de aquí es bastante amplio e iría desde ver si Matadero actúa como agente gentrificador en un proceso de gentrificación de Arganzuela o es más bien un punto dentro de un proyecto urbano de Madrid como Ciudad Marca para el turismo/consumo, incluido un consumo cultural elitizado no popular. Es decir, gentrificación o cambios culturales ligados a nuevos imaginarios de consumo de Madrid… ¿o las dos cosas…? En cualquier caso, es significativo que el barrio no participe en la gestión del espacio que funciona como institución privada evidenciando que sus servicios son a escala de ciudad y no de barrio.

Puede que sea gentrificación, pero como decimos este sería un estudio extenso en donde, entre otras cuestiones, habría que valorar:
1. Si existía un proceso de depauperización de Arganzuela.
2. Si las políticas públicas han promovido un sector privado y equipamientos para revalorizar el barrio provocando el aumento de la resta y, lo más importante en un proceso gentrificador, el desplazamiento de la población de origen.
Además, no sólo es Matadero… es Matadero dentro del modelo urbano de Madrid con Madrid Río como protagonista.

La complejidad del asunto deja entrever la superficialidad de esta reflexión que aún así no queríamos dejar de apuntar, sobre todo teniendo en cuenta que la localización de los documentos antes mencionados exigen por nuestra parte poner sobre la mesa este debate. Porque estos documentos, a modo de espejo transtemporal, enfrentan al Matadero actual con el Matadero virtual que un día desearon sus vecinos.

A un mes de la primera muestra de Memoriadero

La Comisión de Expo se está encargando de comisariar una pequeña muestra sobre la memoria de Matadero que vamos a inaugurar el viernes 17 de octubre. Por un lado, la expo contará con documentos y fotografías que han sido localizados por la Comisión de Archivos en su investigación a lo largo de los archivos de la Comunidad de Madrid. Por otro lado, la expo también se nutrirá de algunos de los proyectos artísticos que ya se han desarrollado en Matadero acerca de la memoria del lugar y del barrio en el que se encuentra.

Además, la selección de las obras y de los documentos se hará en base a las líneas de pensamiento que sigue este proyecto y de las que se encarga la Comisión de Teoría. El objetivo es que entre estas obras se establezca una dialéctica que hable de la memoria vecinal y trabajadora del barrio, que atraviese asimismo la idea de muerte animal por el vínculo con la antigua función del espacio, y que descanse también en la memoria de la violencia política del franquismo, aunque, en muchas ocasiones, ésta sea una ausencia desde donde nuestro proyecto pretende posicionarse y hablar. Finalmente, también queremos reflexionar sobre lo que supone recuperar la memoria de un espacio, o más bien de un lugar, que es una reflexión sobre nuestro propio hacer en este proyecto y que también queremos incluir como autocuestionamiento.

Matadero2Sala del Matadero donde se hará la muestra

En base a este soporte teórico y al aporte documental, hemos empezado ya a plantearnos qué medios técnicos y qué soportes serán necesarios para agenciar las obras en el espacio que disponemos para montar la muestra. Además, se están estudiando las diversas técnicas y formatos que se pueden emplear para que los visitantes se relacionen con la exposición de distintas maneras: varias pantallas, audio, vinilos, vitrinas, libros, textos e imágenes de varios tamaños. Se trata de romper con la monotonía de un solo tipo de soporte o una sola tipología de representación, que exprese asimismo y en lo formal la naturaleza múltiple de la memoria y la diversidad de puntos de vista de lo que fue y sigue siendo el Matadero de Madrid.

Texto de la Comisión Expo

Industrialización, muerte y vida cotidiana

Auschwitz empieza cuando uno mira a un matadero y piensa: son sólo animales.
Theodor Adorno

Desde la Comisión Teórica del proyecto Memoriadero de la Asociación Memorias en Red estamos trabajando desde las corrientes teóricas del postestructuralismo, la ecología y el post-antropocentrismo para proponer una mirada amplia de los “estudios de memoria” a la hora de entender un espacio tan singular como el Matadero de Madrid que ha devenido en Centro de Creación Contemporánea.

Para entender lo que es en la actualidad es el Matadero de Madrid hemos recurrido teóricamente a insertarlo en la lógica de modernidad, racionalidad y sistematización que sustentaba la creación de mataderos municipales tecnificados donde tenía lugar una matanza masiva de animales no-humanos. Son estas mismas lógicas de modernidad, deshumanización, tecnificación y racionalización las que tratamos de analizar en este proyecto sobre la memoria del lugar ya que son procesos comunes a otras matanzas masivas entre animales humanos.

18

Podremos analizar cómo esta industrialización aparece ante nuestros ojos. Cómo estos procesos mecanizados se insertan en la cotidianidad de nuestras vidas. La industrialización y el crecimiento urbano han tenido una relación estrecha dentro de la idea de progreso lineal y adoración del avance humano racional. ¿Cómo nos relacionamos con estos lugares? Desde el patrimonio industrial de ciudades como Barcelona hasta lugares como el Matadero de Legazpi donde se procedía a mecanizar la muerte animal para la satisfacción de nuestra alimentación. Un proceso que se entrelazaba con nuestras prácticas cotidianas y que percibimos en diversos grados. La relación de los vecinos con el lugar tiene una importancia crucial para entender el barrio y el propio Matadero. Pero además, los trabajadores “producían” ese lugar dándole significados que iban más allá de su forma física. Una tensión constante entre lo que Matadero era, lo que se percibía desde el exterior y lo que se vivía desde el interior. Todo configura un lugar polimorfo y donde se entrelazan distintas memorias.

Texto introductorio de la Comisión Teoría

Bienvenidxs al Blog de Memoriadero

¡Bienvenidos al Blog de Memoriadero! Memoriadero es un proyecto en proceso que tiene como objetivo recuperar la Memoria del antiguo Matadero de Madrid, hoy un Centro de Creación Contemporánea situado en el barrio Arganzuela. El proyecto ha sido encargado por el propio Matadero-­Madrid a la Asociación Cultural Memorias en Red, que, a través de un trabajo por comisiones, está planteando la reflexión en torno al espacio desde diferentes perspectivas y niveles de interpretación.

La memoria del Matadero se encuentra en los archivos, los relatos de los vecinos del barrio, proyectos artísticos y en las mismas estructuras del espacio. En este blog iremos publicando pequeños textos y reflexiones a base de lo que nos vamos encontrado por el camino, rastreando las huellas del Matadero de Madrid a lo largo del siglo XX. El proyecto está subdividido en diferentes comisiones, que trabajarán cada una un aspecto del Memoriadero; una comisión teórica, una comisión de archivos orales e escritos, una comisión de exposición y una de divulgación. Este blog se puede leer tanto como un relato contínuo, como también por las temáticas de cada subcomisión.

La memoria es un proceso, dice el teórico Jeffrey Olick, y por ello se define mejor como práctica que como producto. Con este blog queremos compartir la construcción de Memoriadero como proceso y como práctica. Un proceso del que todos formamos parte. ¡Agradeceremos vuestros comentarios y reflexiones!

Matadero Mercado Ganados